lunes, 23 de mayo de 2011

Deja de Pensar Como Pobre

Trabajo muy duro y apenas me alcanza para sobrevivir.

Nunca podré pagar unas vacaciones fuera de la ciudad.

Voy a tomar este trabajo aunque no me gusta necesito el dinero.

No entiendes que es pelear para vivir.

¿Algo de eso te suena familiar? ¿Suena acaso como algo que dices a menudo? Considera creer algo: lo que piensas influye en como es tu vida, y en tu capacidad para tener éxito. Esto no es ninguna creencia hipotética o alguna loca idea de una nueva religión: los científicos han demostrado como los patrones de pensamiento influyen en nuestra salud y bienestar. Incluso se ha demostrado que pensar negativamente suprime el sistema inmunológico, y conduce en algunos casos a estar enfermos.

Ralph Waldo Emerson dijo: “Nos convertimos en lo que pensamos todo el día”. Y Norma Peale Vicente: “Cambia tus pensamientos, para cambiar tu mundo”.

¿Así que porque vamos a seguir en el flujo de pensar negativamente? Tienes razón: los viejos hábitos son difíciles de romper. Si viviste en un hogar donde los pensamientos negativos rondaban a menudo, y te inculcaron prejuicios contra los ricos, posiblemente llevaste esos pensamientos hasta ahora. Aunque no te parezca, esos pensamientos siguen ocultos en tu cerebro, dispuestos a saltar al menor estímulo. Pensar como pobre es muy generalizado, después de todo ¡el dinero no crece en los árboles!

¿Entonces como borrar ese “conocimiento” que nos dice que no podemos dejar de ser pobres?

Dependiendo de cuan arraigados están esos pensamientos de pobreza, podemos utilizar diferentes técnicas, sin embargo, pienso que puedes empezar con los siguientes temas y tal vez una combinación de ellos funcione para ti:

1. Cambia tu medio ambiente

Si estás detrás de tu computadora todo el día buscando soluciones o la respuesta a tus problemas, mejor pasea un rato en la calle o en un parque. Eso te distraerá de los problemas, disminuirá el estrés, y el ejercicio también te ayudará.

2. Conéctate con gente positiva

Si la gente con la que te contactas es negativa, busca personas con actitud positiva y edificante sobre el éxito y riqueza. Observa su lenguaje hablado y el corporal, imítalos, y percibe que tan bien se siente.

3. Elige una o dos afirmaciones positivas que realmente te favorezcan y recítalas todo el día

Asegúrate que vas escalonando esas afirmaciones, si apenas puedes pagar tus obligaciones financieras decir “soy un imán para la abundancia y prosperidad” no suena muy realista, pero decir “elijo pagar mis cuentas con facilidad y gratitud” mejorará tu actitud, y te predispone a realizar afirmaciones más enérgicas.

4. Comienza a ahorrar dinero

Incluso, si piensas que apenas te alcanza el dinero, puedes empezar a ahorrar, aunque sea algunas monedas, pero poco a poco se va sumando, y te proporcionará si eres constante un beneficio adicional.

5. Fija tus tarifas

Reducir las tarifas o precios para atraer más clientes o mantenerlos, no es muy adecuado en estos tiempos. Los que hacen eso, tienden a quedar atrapados en un bucle negativo de emociones como el resentimiento y frustración. Bajar precios no es la mejor manera de mantener un negocio, genera paquetes de productos y servicios para todo tipo de clientes, pero esfuérzate en esos clientes que pagan y no en los que piensan como pobres y que no pueden pagarte.

6. Valora tu riqueza actual

Haz una lista de las cosas buenas que tienes en tu vida. ¿Estás rodeado de tus seres queridos? ¿Tienes casa, auto, computadoras, o las cosas que te gustan? Ponle ganas a lo que tienes, y eso atraerá más riqueza hacia ti.

7. Amplia tu pensamiento

Si tu negocio actual no funciona ¿Qué esperas para cambiar de negocio o ampliar el que tienes?

8. Crea un cambio psicológico en ti

Si tus pensamientos de pobreza están tan arraigados que te es difícil de dejar de pensar así, empieza a analizar donde se origino y cuando ese tipo de mentalidad. No es simple, y en ocasiones se necesita de psicólogos especializados, y muchas veces se confunde con otro tipo de problemas. No hay que tener miedo de ir a un psicólogo.


Nadie ha comentado aún. ¿Quieres ser el primero?

Publicar un comentario